El hórreo constituye uno de los encantos de Casa Quiñones. Su conservación está en coherencia con la filosofía de la estancia y nos permite adentrarnos en las tradiciones y costumbres de la zona.